CenterPoint Energy

Newsroom

Newsroom

 
HURACÁN IKE
COMO MUCHAS COSAS, ES MÁS GRANDE EN TEXAS

8 de enero de 2009 – Cuando el Huracán Ike golpeó la Costa del Golfo de Texas el día 13 de septiembre de 2008, sus vientos con fuerza de huracán de 110 millas por hora segaron árboles de 50 pies de altura e inundaron las áreas costeras. El sistema de distribución de energía eléctrica de la compañía CenterPoint Energy (CNP) recibió un golpe directo de Ike, que dio como resultado el corte de energía eléctrica más grande en la historia de Texas. Más de 95% de los clientes que reciben el servicio de electricidad de CNP perdieron la energía eléctrica: 2.5 millones en el pico de la tormenta.

El impacto sobre Houston, la cuarta ciudad más grande de la nación, hogar de la N.A.S.A. y del Centro Médico de Texas, la “capital mundial de la energía”, fue gigantesco. Las estimaciones de los daños han variado desde $6 hasta $18 mil millones, lo cual podría hacer que Ike fuese una de las tormentas más caras en la historia de los Estados Unidos.

La mayoría de los daños afectaron las líneas de distribución. Nuestras estructuras de transmisión y subestaciones se mantuvieron remarcablemente bien, con daños menores que fueron reparados rápidamente. Solamente 60 (menos de 1%) de nuestros postes de transmisión de madera resultaron dañados. Noventa y seis por ciento de nuestras líneas de transmisión estuvieron nuevamente en servicio dentro de un período de cuatro días, todas ellas dentro del plazo de una semana, con los últimos restablecimientos concentrados en la Isla de Galveston, que fue impactada tanto por los vientos con fuerza de huracán como por un oleaje de tormenta de 12 pies que inundó cuatro de nuestras subestaciones.

Los daños de la tormenta a nuestro sistema de distribución fueron más amplios. Al inspeccionar nuestro territorio de servicio de 5,000 millas cuadradas por aire y tierra, descubrimos 332,045 pies de cables caídos y 86% de casi 1,500 circuitos sin funcionar. Reemplazamos alrededor de 6,400 postes de distribución de madera, menos de 1% de alrededor de 1 millón de postes en nuestro sistema. El bajo número de postes que requirieron reemplazo es una prueba sólida del desempeño de nuestro sistema, aun frente a una tormenta de tal magnitud.

Nosotros llamamos al Huracán Ike una tormenta de categoría “árbol” [juego de palabras reemplazando el número tres (“three”) por árbol (“tree”)] debido a que los árboles causaron la mayoría de los daños. Aunque nuestro programa continuo de poda de árboles ayuda a evitar que las ramas crezcan hacia dentro de las líneas de energía en nuestras servidumbres, no pudo evitar que árboles enteros cayeran sobre las líneas de energía eléctrica durante Ike. Una comparación de áreas con mayor o menor número de árboles muestra el reto presentado por Ike. Nuestra Subestación de Barker da servicio a 34,554 usuarios en un área compacta con relativamente pocos árboles. Menos de 20 postes se cayeron (la mayoría de ellos eran accesibles desde las calles) y una sola cuadrilla de 40 trabajadores fue capaz de completar el trabajo de restauración en un día. En contraste, nuestra Subestación de Tomball da servicio a la mitad de esos usuarios en un área grande con muchos árboles de pino altos fuera de nuestras servidumbres. Con cientos de postes caídos, 10 cuadrillas con un total de 450 trabajadores requirieron siete días para completar las reparaciones mayores.

La coordinación de 14,000 trabajadores de campo y de soporte en más de dos docenas de sitios presentó también retos logísticos. La compañía utilizó 1.4 millones de galones de combustible para 7,000 vehículos, y 859,543 comidas para alimentar días de 16 horas, seguidos de 94,155 noches de habitaciones de hotel para aquellas personas que no dormían en uno de los 4,000 catres ensamblados en el mismo centro de convenciones que albergó a los refugiados del Huracán Katrina hace tres años.

Con su campo de vientos de 300 millas de ancho, el Huracán Ike hizo parecer pequeños a sus antecesores Rita y Alicia en tamaño y en cortes de energía para los consumidores. Ike ocasionó que 2.15 millones de consumidores perdieran la energía eléctrica, comparado con los cortes de energía eléctrica ocasionados por Rita y Alicia: 719,000 y 750,000 consumidores, respectivamente. A pesar de ello, CNP y nuestros asociados para asistencia mutua fueron capaces de restablecer la energía eléctrica para una cantidad tres veces más grande de consumidores después del Huracán Ike en 18 días, solamente dos días más de lo que tomó completar los restablecimientos después de nuestro último golpe directo por el Huracán Alicia hace 25 años.

 Gallería de vídeos

Seguridad de generador y interruptor principal

 

Seguridad después de una tormenta

 

Cuando debes llamar a CenterPoint Energy